domingo, 15 de agosto de 2010

Dos de los grandes



Anoche sí vi algo realmente valioso en tve: la noche temática, uno de los mejores programas televisivos, homenajeaba a Carlos Saura y a Luis Buñuel. Ambos documentos están firmados por José Luis López-Linares, "A propósito de Buñuel" junto a Rioyo.
Magníficos acercamientos a dos de las figuras geniales de nuestro arte, todo lo que manejan acaba siendo expléndido y diferente. Revisión de su cine que me ha hecho recordar como me fisuré el metacarpio emulando a una joven Geraldine Chaplin en Pippermint Frappé. Visitamos los jardines de aquel balneario, ya olvidado, para rodar un cortometraje en su honor; cosa que acabó en el cajón pues nunca fue ni tan siquiera montado, yo lo dí todo, como siempre hago.
La cosa es que estoy releyendo "Mi último suspiro" de Buñuel y claro, los textos con la voz en off de José Sancho son de este libro y me vino genial, pues lo tengo fresco.
Por el otro lado Carlos Saura, al que nunca nombro como director favorito pero del que me gustan muchas películas, sobre todo "Mi prima Angélica" que me parece una genialidad absoluta con un José Luis López Vázquez brillante, viéndose, en el reencuentro con su pueblo y su familia, como el niño que fue...Y qué decir de "Cría Cuervos", la mirada de Ana Torrent (que ya me impresionó en una de mis predilecciones cinematográficas: "El espíritu de la colmena" del grande Erice), con una genial Florinda Chico y esa canción inolvidable de Jeanette guiándo los pasos de las niñas.
Unas horas visionando "Retrato de Carlos Saura" y "A propósito de Buñuel" de disfrute en solitario en la nocturnidad de este sábado de verano.

sábado, 14 de agosto de 2010

Valores máximos de intolerancia

Llevo muchos años notando ciertos picores, falta de aire al respirar e incluso mareos, pero no acertaba a saber cuáles eran los motivos, si me tomo pastillas para todas mis alergias. En su momento vi "Pretty Woman", "Titanic" pero la otra noche me hice las pruebas de intolerancia viendo un trozo de "Intersection" o lo que es lo mismo "Entre dos mujeres", y han dado positivas, soy intolerante a las películas en las que desde el minuto uno ya no te crees nada, ¡vaya truño! Después de ver el culito de Richard Gere en "American Gigoló" o en "Oficial y caballero", no puedo creerme a este señor como arquitecto o millonario que pudiendo tener todo, en dos días se queda con la vulgar chica que ejerce la prostitución y además de perdonado por sus excesos se vuelve bueno...vamos hombre!!!
En esta película, ya lo dice el título, su amor, por decir algo, se debate entre su mujer y la otra, qué original, menos mal que se pega un piño, pero seguro que con tanto pastelón va al cielo y se reencuentra con su abuela. Y esa forma de titular las películas en España, leyéndolas ya no hace falta verlas, todo se imagina tal cual pasa. En fin, que una noche más de verano en la que no veo nada en la televisión que merezca la pena, menos mal que los jueves tenemos The Tudor, que aunque no se ciñan nada a la historia está ambientada y protagonizada que da gusto, vamos, mucho gusto.